viernes, 11 de enero de 2013

El Poder del Perro - Don Winslow

México: uno de los dos países que hace frontera con la gran potencia mundial que es Estados Unidos. De los fronterizos, el que está más cerca de la pobreza y la desesperación de Centroamérica y Sudamérica, y que sirve de corredor para que entre todo aquello que en Estados Unidos no se puede conseguir. Básicamente droga. El núcleo central de “El Poder del Perro”, novela escrita por Don Winslow.

Pero esta no es la historia de unos camellos que pasan a escondidas un poco de droga por la frontera y cosas así: en “El Poder del Perro” vamos a aprender cual es el funcionamiento de un cartel, como los vínculos de esta “hermandad” se entretejen abarcan tanto lo legal como lo ilegal y, por supuesto, vamos a vivir una historia que es una de las cúspides de la novela negra actual.

Historia cinematográfica

En los 70, el gobierno de Estados Unidos comienza una brutal guerra contra uno de los factores que está hundiendo la juventud del país: la droga. Para ello, hace uso de todas las herramientas que dispone, entre los que se incluyen distintos agentes que ya estuvieron en Vietnam.

Uno de ellos es Art Keller, un joven agente de origen hispano, que por casualidades de la vida conseguirá meterse cada vez más y más dentro de la sociedad del narcotráfico, hasta llegar a contactar y hacer negocios con uno de los más importantes personajes de la misma.

Sin desvelar mucho más, así es como comienza la novela, centrándonos básicamente en el que es el personaje principal. Pero esta sinopsis engaña mucho, ya que podríamos pensar que la historia se desarrolla durante estos años. Pero no es así.

La historia abarca casi 30 años, presenciando en los mismos la evolución de los carteles de droga y, lo que es más interesante, la evolución de los personajes que se van introduciendo dentro del mundillo hasta entretejer una trama solidísima que nos enganchará desde primer momento.

Toda una amalgama de personajes

Uno de los puntos que más me han gustado del libro ha sido sin lugar a dudas sus personajes, y como se entrelazan sus historias que, en un principio, van cada una por su lado. Personajes que sufren una evolución en su personalidad con el desarrollo de la novela, habiendo hechos que los marquen profundamente y que no detallaremos aquí. Sin embargo, sí que me gustaría al menos presentarlos para que veáis la inverosimilitud de los mismos.

El personaje principal es Art Keller, un ex-agente de la CIA ahora en la DEA que se ofrece como voluntario para meterse en las entrañas del mundo de la droga. Un personaje que, intentando mantener su profesionalidad en la vida privada va degenerando en lo personal, convirtiéndose su trabajo en una obsesión.

También tenemos a Adán Barrera, un chico mexicano menudo cuyo tío es jefe de uno de los carteles. Representante de boxeadores al inicio de la novela, conocerá a Art y será el pasaporte para que este pueda conocer a su tío y montar distintas operaciones que desmonten la red de narcotráfico.

Estos dos personajes comenzarán siendo sinceros amigos, pero debido a una serie de hechos se convertirán en los enemigos perfectos. Un dúo que, en los pasajes en los que se juntan, hacen que las chispas salten provocando una tensión que hace que el lector los devore cual exquisito manjar.

A estos principales se unen una serie de secundarios para que el puzzle encaje: Nora Hayden, una bellísima joven creciendo en un entorno familiar muy delicado, el padre Parada, un cura con una forma un tanto peculiar de llevar la fe por el mundo, y Billy Callan, un irlandés que residen en Hell’s Kitchen, Nueva York.

Este cocktail de personajes, que cuentan la historia desde sus puntos de vista, hace que el libro se convierta en mucho más dinámico de lo que podría parecer en un principio por su argumento, teniendo una personalidad tan acentuada que harán que el lector los acabe recordando por mucho tiempo.

Excelentemente documentada y narrada

Pero todos estos personajes no serían nada si no contasen algo interesante. Detrás de ellos hay una historia de ascensos por la red de narcotráfico, degradación como personas, sentido del deber y el honor, e incluso amor que hacen que la novela sea muy interesante durante toda su lectura, no habiendo unos capítulos de "descanso" en los que el lector se pueda desenganchar.

Nunca paran de ocurrir cosas, no sobra ni una de sus más de 700 páginas, y, además, tiene un final apoteósico. No se le puede pedir nada más a un libro de estas características, que narrado de otra forma podría haber sido un tostón de padre y muy señor mío.

Pero no por ello cabe pensar que el señor Winslow se ha inventado de cero una historia: hay detrás de ella una gran documentación, y durante el desarrollo de la novela se van entrelazando hechos reales con ficticios que dotan de realismo a estos personajes tan bien inventados.

Solo un detalle más: la novela es increíblemente dura. No es para estómagos sensibles. Hay pasajes que hacen que se nos retuerzan las tripas por la cruda manera de narrar algunos hechos, que no es más que la forma en la que seguramente ocurren estos sucesos. Es una tónica general en toda la novela esta manera directa de contar la historia, pero en determinados fragmentos, se acentúa hasta el extremo.

Uno de mis libros del año

Este es un libro enorme, y no solo por su número de páginas. Si te gusta leer, seguro que te atrapa. Si no te gusta, casi seguro que también. El autor consigue que el lector se identifique con todos los narradores de la historia, una historia interesante, contada de forma directa y muy bien documentada.

No hay película ni libro que haya visto y leído hasta ahora que me haya hecho sentir tan dentro del mundo del narcotráfico, dejando “El Poder del Perro” a todas esas obras a la altura del betún gracias a su estilo directo y crudo. Un diez para Winslow, autor que no había oído antes, pero que si consigue acercarse en otros libros a este, seguro que será uno de mis autores favoritos.

8 comentarios:

  1. Wow, interesante, me lo apunto. Espero no caiga en los estereotipos de actualidad, plagados en libros como "la reina del Sur" o "El cartel de los sapos"

    ResponderEliminar
  2. cicatricesdelamente19 de enero de 2013, 11:45

    Sinceramente, a mi me ha parecido un libro genial, pero también es cierto que no he leído ningun libro de este estilo, y mucho menos los que usted nombra que eran completamente desconocidos para mi.

    En cuanto a los estereotipos, supongo que en México será por el narcotrafico como aquí es por nuestra Guerra Civil: centenares de productos tanto literarios como audiovisuales que rara vez aportan algo nuevo.

    Un saludo y gracias por el comentario!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya lo he dicho por ahí alguna vez. 'El poder del perro' me pareció una muy buena historia a la que, por fortuna, el escritor mediocre que había tenido la suerte de encontrársela (investigándola a fondo como dices, eso se lo reconozco) no había estropeado del todo.
    Hay algo en la construcción de los personajes, en los diálogos y en la descripción de ambientes (es decir, la tarea puramente creativa o literaria) que me resulta como escrita por un aficionado. Aunque puede deberse a la traducción, claro.
    Pero vamos, que no me fío un pelo de Don Wislow como novelista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. cicatricesdelamente26 de enero de 2013, 9:12

    Hola compañero, disculpe la tardanza en contestarle pero he tenido bastante lío esta semana laboralmente hablando.

    En mi opinión, todo lo que apunta como negativo lo veo positivo. No es un libro con grandes descripciones, ni con unos enaltecimientos de la prosa desorbitados. Simplemente con unos personajes con cuatro atributos básicos (creo que al fin y al cabo, todas las personas se pueden definir así) y con unos diálogos sin muchos alardes (yo me analizo a mi mismo, y no hablo ni en el trabajo ni con los amigos como hablan determinados personajes de otros libros) consigue un relato crudo y estremecedor, que en mi caso, me ha gustado mucho. Pero claro, todo es cuestión de gustos.

    Si no le ha gustado este, que dicen que es el mejor producto de Winslow, no cometa el error de leerle mas. Si hay un escritor que, aunque todo el mundo recomiende, no le acaba de llegar, lo mejor es dejarlo aparcado y quizá, probar de aquí unos años.

    Un saludo, gracias por el comentario, y cuidese!!

    ResponderEliminar
  5. Nada hombre, todo lo que sea estar sobrado de trabajo es bueno.
    No lo vi tanto un problema de estilo (lo que sería ese ascetismo, sencillez casi periodística), sino de prosa, de escritura, que es lo que me da la idea de que más que sencilla y austera sea simple. Por ejemplo, los diálogos me suenan más frescos a su manera los de gente como George V. Higgins.
    Estos me parecieron directamente simplones, tan faltos de técnica y calidad narrativa como, repito, la ambientación y el dibujo de personajes. Pero vamos, que puedo estar equivocado, claro. Y que por lo menos el libro queda entretenido, no lo niego. Pero más "a pesar de" que "gracias a".

    ResponderEliminar
  6. cicatricesdelamente26 de enero de 2013, 23:51

    Me gustaría que me dijese algún autor que usted crea que hubiese contado mejor una historia de estas características, para si no lo conozco, anotarmelo para mi lista de pendientes.

    Seguro que de esta forma obtengo una buena recomendación, muchas gracias por su comentario y espero su respuesta

    ResponderEliminar
  7. De este autor he leído Un soplo de aire fresco. Y la verdad es que la trama era bastante buena y bien escrita. Si no fuera por el final que es decepcionante, diría que una novela bastante buena. Aun con ese final, me gusto la verdad........

    ResponderEliminar
  8. cicatricesdelamente12 de mayo de 2013, 11:30

    No he leido la que usted comenta, aunque si me dice que esta bien igual le doy una oportunidad, ya que estoy deseando leer algo mas de Don Winslow.
    Por otra parte le recomiendo “El Poder del Perro” encarecidamente, es un gran libro

    ResponderEliminar