lunes, 18 de marzo de 2013

La Trilogia de Nueva York - Paul Auster

Hay veces en las que, tras una serie de recomendaciones por gente que conoce tus gustos, intentas conocer a un escritor que siempre tienen en boca. Muchas veces esto sale bien, pero otras veces te llevas un chasco tremendo. Y esto es lo que me ha sucedido a mí con mi intento de sumergirme en el mundo literario de Paul Auster mediante “La Trilogía de Nueva York”.

Tres historias reunidas

Después de documentarme un poco para realizar esta reseña, he leído que este libro no es más que un compendio de relatos que se fueron publicando poco a poco, y que fueron los que le dieron fama internacional (se ve que yo no tengo el gusto muy afinado, porque si estos relatos dan fama…). Así pues, voy a contar más o menos por encima de que va cada uno de ellos.

Ciudad de cristal

Después de un malentendido telefónico, un escritor será confundido con un detective privado, que acabará aceptando un turbulento caso en el cual deberá evitar que un padre recién salido de prisión acabe con su hijo.

Esta historia me parece la segunda mejor del libro. Si bien no apasiona, al menos tiene un sentido lógico, las cosas van sucediendo de manera fluida y es creíble lo que le va ocurriendo poco a poco al protagonista de la historia.

Fantasmas

Un detective privado aceptará un caso en el cual deberá vigilar día y noche a una persona de la cual solo sabe dónde vive, sin tener más detalles, y siendo la forma de informar a su cliente dejando los informes en un apartado de correos.

Sin lugar a dudas, la peor de las tres historias. Intenta retratar una condición humana llegando a conseguirlo, pero haciendo que el camino hasta conseguir esa sensación en el lector sea arduo y difícil. Solo decir que en este relato pensé en dejar la novela.

La habitación cerrada

Un hombre que lleva una eternidad sin saber del mejor amigo de su infancia recibe como un regalo del cielo una noticia: al morir, le ha dejado toda su obra para que el intentase publicarla, cosa que consigue con un éxito abrumador. Pero no solo se verá ligado a su obra.

El mejor relato de todos. Consigue todo lo que no ha conseguido en los anteriores dos: entretener y además dar a ver todo lo que quiere. A destacar muy mucho el retrato en tercera persona de Fanshawe, de lo mejorcito del libro sin lugar a dudas.

Retrato de una obsesión

Quiero comenzar el párrafo donde voy a intentar explicar el leitmotiv parafraseando a esta más bien mala película. En mi opinión, la obsesión es el porqué del desarrollo de toda la obra, y se ve reflejada en diferentes vertientes a lo largo de los tres relatos.

Bien la obsesión por el trabajo o por una persona, hace que todos los personajes evolucionen a lo largo de sus respectivos relatos, siendo meras sombras de lo que eran cuando estos comienzan. Sí que es cierto que es interesante ver estas transformaciones, aunque creo que solo es creíble en el tercer relato al ser el cambio demasiado radical en los otros dos.

Además, todas las historias tienen un punto en común sobre el que se apoyan: en todas ellas el proceso creativo tiene una gran importancia: en la primera, el escritor busca un nuevo tema para la novela; en el segundo, el investigado parece estar escribiendo un libro; y en el tercero, la elaboración de un libro será el que cambie directamente al protagonista.

Y ya. No le encuentro nada más a la novela. Por tramos entretenida y por tramos muy aburrida, hay que resaltar la habilidad de Auster a la hora de crear atmósferas  pero me ha resultado fastuoso cuando se pone a socavar en el mundo interior de los protagonistas mediante pensamientos.

Tanto es así, que el mejor personaje de toda la novela es uno del que únicamente cuentan su historia en tercera persona. Intenta explicar cómo es, pero no lo consigue, y da al lector barra libre a la hora de imaginar sus inquietudes y sus motivaciones. Fanshawe, quizá el mejor punto de la novela.

Mal primer contacto

Si habéis leído hasta aquí, os habréis dado cuenta que mi primer contacto con el conocido Paul Auster ha sido todo un fracaso, y me ha sido un mundo el escribir esta reseña porque en el fondo, creo que no había mucho sobre lo que escribir.

Aun así, he podido ver un par de hálitos de luz en su manera de escribir, como es el caso de la creación de atmósferas  que seguramente harán que le dé una segunda oportunidad. Amiga, recomiéndame mejor otra vez, porque si no vamos a discutir mucho próximamente.

2 comentarios:

  1. Yo con este autor empecé con muy buen pie, leyéndome "El palacio de la luna". No sé si hoy tendría la misma opinión, pero el caso es que en su día me gustó. Pero en cuanto terminé "Un hombre en la oscuridad", abandoné a Auster no sin una gran desilusión. Y bueno este y el resto de sus obras me las han recomendado mucho, pero no sé, la verdad no me animo a ello...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. cicatricesdelamente30 de junio de 2013, 18:58

    Pues como voy buscando un segundo libro para darle otra oportunidad, y me comenta usted eso, creo que el siguiente que leeré si me animo sera "El palacio de la luna". Ya le digo, yo he empezado con malisimo pie, así que no sera difícil que el que recomienda sea mejor.

    Saludos

    ResponderEliminar