lunes, 23 de septiembre de 2013

Django Desencadenado (2012)

Desde el mostrador de un videoclub, se pueden aprender muchas cosas. Saber lo que un cliente determinado busca, lo que a todos los clientes les gusta y lo que no les gusta… y a partir de ahí, crear películas con un estilo propio que, aunque no guste, pueda ser bien valorado objetivamente. Quentin Tarantino hizo eso. Y vaya si le va bien. Después de la magnífica “Malditos Bastardos”, ¿Conseguirá superarse con su nueva “Django Desencadenado”?

Fuera de la ley con la ley en la mano

King Schultz es un cazarecompensas de origen alemán que anda un tiempo siguiendo a unos asesinos para cobrar la recompensa que ha impuesto el gobierno por sus cabezas. Para ello necesitara de la ayuda de Django, un esclavo negro que podría reconocer a los asesinos ya que los había visto previamente.

A cambio de este favorcillo, Schultz promete a Django su libertad, pero a este último hay una cosa que le preocupa más: el poder saber dónde está su esposa y liberarla para poder vivir juntos y en armonía.

Siempre que Tarantino estrena, es motivo de regocijo para todos los amantes del cine. Puede que te caiga bien o mal, que te guste su cine o no, pero hay que reconocer que un film de Tarantino tiene eso que falta tanto a dia de hoy, estilo propio. Un estilo que ha sabido depurar con el paso de los años, y que en mi opinión, a día de hoy, se haya en la cúspide de su carrera.

Después de mucho tiempo de espera, los seguidores de Tarantino nos alegramos al saber que, además de nueva película, por fin se iba a sumergir completamente en un western, uno de sus géneros fetiches y del cual cogía muchas cosas para sus anteriores cintas. Pero no es lo mismo coger ciertos tópicos del género y trasladarlo a películas que no son del mismo que hacer una cinta del propio género.

Y el genio, una vez más, sale a relucir. Ha sabido coger lo mejor del género, darle su toque propio, y conseguir una película excelente, redonda. Sin ningún fallo aparente en el guion, con una dirección, sobre todo de actores, fenomenal, y con una fotografía que nos hace transportarnos a la época donde el western era un género amado y no defenestrado como lo es ahora.

Toque de la casa

Puede parecer una contradicción, pero en mi opinión “Django Desencadenado” es la película con un estilo propio más marcado del director, y a la vez la que más puede gustar al público. Y esto es destacable, ya que cuanto más propia quiere hacer un director su película, menos gusta a su público. Pero esto ya lo tenía el gamberro de Tarantino estudiado desde su anterior cinta.

En “Malditos Bastardos”, esa fantástica ida de olla donde se pasaba todos los libros de historia por el arco del triunfo excediéndose en todos y cada uno de los toques que suele dar el director a sus películas. Vio que al público le gustaba, y que quizá no había llegado al límite. Y para mí que pensó, voy a darle más de lo mismo pero con un poquito más de lo que me gusta a mí.

Y coge su varita y empieza darle sus toques: coger un poquito de blaxploitation, otro poco de humor negro por allá, unos diálogos elaborados marca de la casa, y lo intenta llevar al extremo una vez más, ya que parece que en su anterior película no lo había alcanzado.

El resultado: 165 minutos de cine, de un film tan dinámico que, a todo aquel que no pueda mantener su culo más de hora y media pegado a su butaca, le parecerá un suspiro. Disparatada, atrevida, divertida, trepidante, irreverente… Miles de adjetivos y todos positivos.

Guion y fotografía esplendidos

Todo esto está muy bien, ya que realmente lo que uno busca cuando va al cine es la diversión, cosa que “Django Desencadenado” consigue de todas todas. Pero desde mi poco conocimiento, también hay que destacar lo excelente tanto de la faceta técnica como de la artística.

En la técnica, destacar por encima de todo una cosa: la fotografía. La utilización de distintos filtros para conseguir que cada localización de la película sea distinta a la anterior es patente en todos sus fotogramas. Además de ese postprocesado para que creamos que la película la hemos encontrado en forma de cinta VHS del desván del abuelo.

Este filtro raído enlaza con el carácter de todos y cada uno de los personajes que construye el director para la película: la moral no existe. Nadie tiene remordimientos en maltratar, humillar o matar a alguien.

Y alrededor de estos personajes sin moral, se construyen sus redes, unos diálogos impresionantes made in Tarantino: largos, desenfadados, agresivos, abordando temas delicados como el racismo, la esclavitud o la violencia sin ningún tipo de tapujos. Aquí los malos son muy malos y los buenos son muy buenos (aunque puedan pasarse la ley por el forro).

A destacar en mi opinión, dos escenas dentro de la película. La primera no tendremos que esperar mucho, ya que es la escena con la que arranca la cinta. Una presentación del personaje de Schultz magnifica. La segunda, cuando Schultz ilustra a Django con el cuento de Brunhilda. Ahí vemos al verdadero Django.

Yo quiero actuar para ti

No es de extrañar que, con el tiempo, más y mejores actores busquen salir en una película de Tarantino. Primero, porque en un rodaje de este director, currarás, pero también te divertirás. No me creo que haya habido malos rollos grabando esta película, el resultado no sería el mismo.

Y segundo, te construyen un personaje que, si sale más de 15 minutos en pantalla, te enamora. En esta cinta cuatro han sido los agraciados que a continuación me dispongo a presentar.

Christopher Waltz es King Schultz, y muchos os preguntareis porque el primero de todos. Pues porque es el mejor personaje, la mejor actuación y un secundario de los que marca época. Una actuación contenida y a la vez desbocada, ni histriónica ni comedida, el actor sabe darle el toque al personaje en cada escena dependiendo de lo que esta requiera. Resultado: premio de la Academia a mejor secundario del año.

Como Django tenemos a Jamie Foxx, siendo una de las mejores noticias de toda la película. Hacia muchísimo tiempo que no disfrutaba de una actuación de este fenomenal actor (un poquito en “Un Ciudadano Ejemplar”, pero poco más) y me alegra que vuelva a deleitarnos, ya que creo que tiene mucho potencial. Sabe darle ese carácter que se exige en cada ocasión, viendo a un Django niño y un Django adulto en distintos momentos de la película.

Y para finalizar, Leonardo Di Caprio como Calvin Candie y Samuel L. Jackson como Stephen. Los malos malísimos de la película, el primero cruel y despiadado, va siendo ya hora de que se le reconozcan sus méritos como actor. El segundo, un negro que asume su papel, institucionalizado en su cargo, que cree que es libre pero aun es un esclavo. Genial caracterización por cierto.

¿Su película perfecta?

Es muy interesante como Tarantino desde hace un tiempo ha comenzado a acercarse más y más al gran público sin dejar de lado su estilo propio. Y ha llegado a una cota de aceptación que, personas que nunca habría pensado que le hubiese gustado una peli de este director, me han dicho que les encanto.

Sabiendo que siendo el más talentoso de su generación, pero que no va a dejar de ser el más gamberro de su quinta, solo nos queda aplaudirle por este nuevo trabajo que divertirá a todo el mundo por igual y que, en mi opinión, le hace subir un escaloncito hacia el reconocimiento en forma de grandes premios que le llegará tarde o temprano.

“Django Desencadenado” es en mi opinión su película más completa hasta la fecha, donde su estilo esta patente en cada fotograma, y donde está más cercano al espectador de a pie que nunca. En un género que el ama, pero que seguramente cualquier espectador medio no haya visto ni cinco cintas del mismo. Pero aun así, todos encantados. ¿Y qué más da? El cine se creó para entretener, para divertir al público, y esa es la máxima de Tarantino. Bendita máxima que ojala muchos tuvieran en cuenta.

Lo mejor
  • Tarantino en estado puro.
  • Su historia, resumible en cinco líneas y disfrutable durante 165 minutos.
  • Conjunción de apartados técnicos y artísticos.
  • Actuaciones fenomenales.
Lo peor
  • Abajo está la sección de comentarios, díganlo ustedes porque yo no le veo nada malo

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que ésta puede ser una película que guste a un público más amplio, y no solo a los forofos de Tarantino. Creo que, de momento, ésta ha sido la cinta que más me ha gustado del director; disfruté un montón viéndola, ya que está muy bien hecha y es realmente entretenida.
    Saludos!

    PD- La banda sonora es sencillamente brutal!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted es una persona mas que acaba de confirmar que, de todas las cintas de Tarantino, esta es la mas accesible de todas.

      Gracias por recordar en los comentarios la banda sonora! A mi se me habia pasado completamente, y es muy pero que muy destacable, pudiendo el espectador pensar que una cancion de rap es incompatible con el salvaje oeste, pero quedando de fabula.

      Ademas, quien no canto despues de salir eso de.. Djangooooooooooooo!!!

      Muchas gracias por el comentario

      Eliminar
  2. La verdad es que funcionar funciona. Entretenida y con marca de la casa, aunque como bien dicen por ahí....posiblemente su película mas accesible para quien no suela acercarse al director.

    Pero en fin, a mi sinceramente me aburre. Me parece rodado todo a base de escenas unidas. Algunas antologicas, pero simplemente escenas. Cuídate

    ResponderEliminar