lunes, 16 de septiembre de 2013

El Mapa del Cielo (Trilogía Victoriana 2) - Félix J. Palma

Una de las sorpresas del año pasado en cuanto a lectura para mí fue “El Mapa del Tiempo”, una novela que mezclaba muchos géneros de maravilla, y que conseguía atrapar al lector desde el principio con una prosa recargada pero a la vez ligera y fácil de leer. Hoy vengo a valorar lo que ha supuesto para mí la segunda parte de esta trilogía, un libro llamado “El Mapa del Cielo”.

Esto no es lo que me han vendido

A mediados del siglo XIX, un hombre consigue engañar a todo el mundo haciéndoles creer que ha descubierto que la luna está habitada por una serie de seres imposibles. Su mentira fue descubierta poco tiempo después, pero en el intervalo de tiempo que lo creyeron, hizo soñar al mundo.

Un par de generaciones más tardes, Emma Harlow, la biznieta de aquel embaucador, forma parte de lo más alto de la sociedad. Una chica que cree que el amor de su vida nunca llegara ya que nadie tiene la capacidad de sorprender y hacer soñar que tuvo su bisabuelo.

Por ello, cuando Montgomery Gilmore, un multimillonario estadounidense le dice que él puede hacer lo que ella le pida, Emma le pide que reproduzca la invasión marciana descrita en el libro de moda, “La Guerra de los Mundos” de H.G. Wells.

Esta es la sinopsis adaptada a este blog que nos ofrece la contraportada del libro, y que, conforme comenzamos a leer nos hace preguntarnos si no ha habido un fallo de imprenta ya que la sinopsis no cuadra mucho con lo que estamos leyendo.

Sobre todo aquellos que no hayan leído la primera parte de la trilogía, ya que no sabrán que el autor, Félix J. Palma, es un trilero de la palabra que siempre está dispuesto a engañarnos, pero siempre con buena voluntad, ya que al final el recompensado siempre será el lector.

Una expedición a la Antártida supone el primer relato del libro. Una expedición donde nada nos cuadra si hemos leído la sinopsis, y una expedición que os recomiendo que no os saltéis por el ansia de ir a lo que parece el meollo del libro. Un relato donde conoceremos a un par de personajes relevantes para la historia, y un relato que es lo que hace que el libro sea redondo.

Por amor… lo que sea

Cuando hayamos leído el cuartito de libro que supone el primer relato, ya comienza aquello que veníamos esperando: la historia de amor imposible, como aquella del capitán Shackleton y Claire Haggerty. Pero esta vez por motivos distintos, ya que la damisela no está dispuesta a enamorarse, o al menos no de sus actuales pretendientes.

Y del que menos, de Montgomery Gilmore, un estadounidense que repugna por sus poco recatados modales. Un pretendiente al cual nuestra protagonista Emma pone en una situación controvertida ya que deberá de hacer cosas que jamás habría imaginado por su carácter orgulloso.

No se puede desvelar mucho más, ya que cualquier frase podría ser un spoiler asi que prefiero dejarlo todo sin comentar y que vosotros mismos lo descubráis, porque realmente merece la pena todo lo que rodea a esta historia de amor.

Tan solo decir que, como en el primer tomo, nada es lo que parece, y muchos de los personajes con los cuales vivimos aventuras en la primera parte de la trilogía volverán a aparecer en esta segunda, unos pocos como protagonistas de esta segunda, y otros muchos como secundarios.

Mezcla de géneros fantástica

Pero decir que “El Mapa del Tiempo” cuenta una historia de amor seria desmerecer mucho al libro. En ella, además del posible romance que anuncia la contraportada del libro, tendremos aventuras, terror, ciencia ficción…

Una historia divertida como pocas con un ritmo que va in crescendo desde la primera página donde no encontraremos sentido ninguno a la historia hasta la última donde todo quedará absolutamente ordenado, construyendo un rompecabezas que, a pocas páginas de terminar el libro, nos parecerá imposible de construir.

En mi opinión, la mejor parte del libro es la central, donde la ciencia ficción y las aventuras se entremezclas de categoría y no puedes parar de leer para intentar saber por dónde van los tiros, porque ves que va a utilizar un truco pero que no te va a convencer del todo ya que es imposible dar una explicación en tan pocas páginas.

Y vaya si la da, quedando perfecta no solo en el libro, sino sirviendo de nexo de unión entre los dos primeros libros de la trilogía. Porque muchachos, aunque no es indispensable, leed primero “El Mapa del Tiempo”.

Aunque los personajes que repiten vuelven a ser dibujados por el autor de una manera asombrosa, tan importante como ellos son sus vivencias, que es lo que hace que este segundo libro coja cuerpo y veamos esta trilogía como un conjunto.

Esperando el cierre de la trilogía

Después de una maravillosa primera parte, creía que Félix J. Palma no estaría a la altura a la hora continuar con esta trilogía: es imposible esconder tantos trucos en la manga sin que el lector se dé cuenta por dónde van los tiros.

Y no solo lo consigue, sino que además lo consigue in extremis, como ese mago atado con cadenas y metido en una urna de agua, que cuando parece que se está ahogando sale vivito y coleando resultando espectacular.

No se lleva la máxima nota porque seguramente, en su conjunto, me gusto un tanto más “El Mapa del Cielo”, pero esta tan solo un escaloncito por debajo, depositando en mi unas enormes expectativas con el siguiente “El Mapa de…”

Lo mejor
  • La mezcla de géneros tan atrevida.
  • Como nos descubren los personajes.
  • Que nos engañen como a tontos.
Lo peor
  • Los primeros compases son lentos, aunque van cogiendo ritmo.
  • Que no haya más libros así de originales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario