lunes, 7 de octubre de 2013

Batman: Año Uno

Desde que Christopher Nolan dirigiese la nueva trilogía de Batman, mi curiosidad hacia el mundo del comic y la novela gráfica había ido en aumento. Después de leer muchas recomendaciones por parte de grandes lectores, he decidido abrir una nueva sección en la web dedicada a este mundillo. Y como no, voy a empezar con el que hasta ahora es mi (único) personaje favorito, Batman, con una de sus series más destacadas: “Batman: Año Uno”.


Los comienzos de los justicieros

Gotham está corrupta: desde la parte más alta de la sociedad, donde algunas personas mueven los hilos de la sociedad que acaban en marionetas en forma de policía que hacen la vista gorda hacia todo el crimen que se está cometiendo en los estratos más bajos de la misma.

Pero con la aparición de James Gordon, un joven comisario recién llegado a la ciudad, y de Batman, un vigilante nocturno aparecido de la nada, los cimientos de esta corrupción comenzaran a temblar. ¿Serán capaces de derrumbarlos y construir una Gotham mejor?

Guionizada por Frank Miller (“300”, “El Regreso del Caballero Oscuro”) y dibujada por David Mazzucchelli (“Daredevil: Born Again”), y publicada entre 1986 y 1987, esta es una de las obras cumbres de toda la historia de Batman.

En ella nos cuentan como un joven comisario James Gordon llega a Gotham con su mujer y un hijo esperando en sus entrañas, mostrando desde primer momento la decadente situación de la ciudad, donde la corrupción se ha apoderado de todo.

Gordon deberá adaptarse a su puesto de una manera o de otra, metiéndose en la rueda que ha ido carcomiendo la dignidad de Gotham o intentando destrozarla para que todos los culpables de la situación en la que se va a ver envuelto día a día por vivir en ella acaben entre rejas.

Por otro lado, tenemos a Bruce Wayne, un joven huérfano multimillonario que, por ser Gotham su ciudad, sabe de la situación que se está viviendo en la misma, y que va a tratar por todos los medios de ponerle solución.

Si el medio es ponerse un disfraz y enmascararse para tomarse la justicia por su cuenta, lo mismo vale. El problema es que para tomarte la justicia por tu cuenta y que no te pillen has de ser muy hábil y cuidadoso… cosa que Batman, en sus inicios, no lo era.

En lo referente al dibujo, me ha encantado. No es una estética hiperrealista en cuanto al dibujo de personajes como se puede ver en algunos comics actuales, sino que opta por unos personajes algo caricaturizados y por un amor por el detalle increíble. En este aspecto no puedo decir mucho más ya que no tengo experiencia, así que podéis ver y valorar vosotros mismos con las viñetas que he adjuntado en la reseña.

Vidas al descubierto

Con gran habilidad, Frank Miller sabe componer dos personajes interesantísimos al objeto de enganchar al lector hasta tal punto que debe leer la sucesión de comics del tirón.

Para ello, narra la “creación” del mito de Batman tal y como replico posteriormente Nolan en “Batman Begins”, pero es muy inteligente al darle un protagonismo compartido con James Gordon, un personaje que si bien en las películas parece un pelele aquí sí que consigue crear seguidores, entre los cuales me encuentro.

Quizás por la sorpresa que supone el no haber visto nunca la historia de la llega de Gordon a Gotham, las partes que protagoniza el comisario me han llegado a gustar más que las que protagoniza Bruce Wayne. Además de lo que supone el enfrentarse a toda una sociedad corrupta, también encontramos un drama personal en lo que atañe a su vida sentimental, muy bien elaborado.

¿Quién más podemos encontrar en el comic? Pues podremos ver a Harvey Dent en unas cuantas viñetas, con su ya habitual moneda, y James Falcone, un mafioso algo menos conocido pero con gran importancia como villano menor en toda la serie de Batman.

Y este es uno de los puntos que más me ha gustado de la serie de comics: el enemigo no es una persona visible, sino que es toda la sociedad de Gotham. Y la verdad, esto no me lo hubiesen vendido en un primer momento, pero después de leerlo el comic, me parece que la sociedad de Gotham en conjunto es un villano esplendido para Batman y el comisario Gordon.

Muy buen primer contacto

Creía que mi introducción en el mundo de la novela gráfica iba a ser algo traumática: no me iba a sentir cómodo y me iba a costar un mundo adaptarme a los ritmos narrativos. Sin embargo, creo que he elegido un título fenomenal para empezar.

“Batman: Año Uno” es muy dinámica por las dos historias que cuenta, muy ligera ya que devoras las paginas, y está muy bien narrada y dibujada, aportando elementos muy interesantes a los que no hemos podido ver en las películas de Batman.

Lo mejor
  • Excelentemente narrada y dibujada.
  • La historia de James Gordon.
  • Que no haya un enemigo claro.
Lo peor
  • Quizá la historia de Batman pierde a los puntos contra la de Gordon. Y el protagonista es Batman.

1 comentario:

  1. "creo que he elegido un título fenomenal para empezar"

    La verdad es que si, todo lo que sea el Miller de los 80 (Daredevil: Born again, El regreso del caballero oscuro, Batman Año 1) suelen ser buenas obras para introducirse poco a poco en el mundillo. A modo de curiosidad, este cómic se publicó durante la serie regular y se recopiló a posteriori dado su éxito, o dicho de otro modo: es como si de repente una serie que lleva 40 años en antena se saca cuatro capítulos bestiales y al público les gustan tanto que los recopilan en un DVD sin cortes y lo venden como una película. Eso, aunque hoy en día se hace a menudo, era una quimera en aquella época.

    PD. Por el amor de Dios, plantéate quitar los captcha, es la cuarta vez que intento enviar este comentario y el maldito código me da error.

    ResponderEliminar